miércoles, 25 de abril de 2012

Con vinilos en 2011 parte 2


Pues este año pasado, podría haber sido mi consagración como pescador con señuelos, pero nada mas lejos de la realidad, he pescado pocos días y pocos peces, tengo bolos en mi haber pero también algunos días que he disfrutado de lo lindo, lo peor la poca paciencia de mi padre el capitán, ya que la mayor parte de los días, me picaba algo cuando el hombre ya no podía mas y después de 3, 4 , o incluso 5 horas dándole que te pego a los señuelos, el se ponía ha pescar cabras o calamares y justo en ese momento me picaba una lubina...... también he de decir en su favor, que ha tenido tres buenos peces enganchados, pero la mala suerte se ha cebado con el, puesto que no ha embarcado ninguno.

En este día, justo antes del verano, salieron estas dos preciosas lubinas, una la saco Pete y otra Rober, pero el modelo para la foto soy yo, el día antes pescaron algún dentón, e incluso esa misma mañana Pete y yo tuvimos una picada simultanea que sospechamos fueron ellos, pero como en otras tantas ocasiones los peces se nos soltaron en apenas 20 segundos, igual fue la precipitación en la clavada o simplemente la mala suerte.
Después de esto, un par de jornadas sin tocar escama y mas tarde por problemillas de salud ya solventados, no volví a pescar hasta finales de septiembre, que aproveche mi cumpleaños para pedirle permiso a mi mujer para ir un fin de semana a Galicia, concretamente a la zona de Cariño, donde pude disfrutar de un par de días de pesca en compañía de mis amigos Ubaldo y Santi "Piper", la mañana del sábado la dedicamos por entero a la pesca de jigging y vinilos, en un principio a mucha profundidad, en busca de abadejos y san pedros, pero el resultado fue desalentador, ni picada.......

Así que al de dos horas decidimos intentarlo en profundidades menores, y al de poco de llegar, el patrón tubo una buena picada, a lo que como en ese momento me encontraba con la caña fuera del agua, opte por lanzar hacia donde tenia el su señuelo, lamentablemente a él se le desanzuelo la captura, pero a mi al de poco de empezar a darle vida al vinilo note un buen agarrón y clave, disfrutando de lo lindo de la pelea de una lubina de tres kilos pasaditos, algo que nos puso como locos a todos.

 Justo en la segunda pasada de la marca en cuestión y debido a una terrible corriente, opte por lanzar lo mas en largo posible, para que cuando mi vinilo llegara al fondo, tenerlo en vertical con la embarcación, según noto que toca fondo, empiezo a trabajarlo despacio, con tirones continuados y cortos, hasta que de repente noto nuevamente un agarrón pero mucho mas fuerte que el anterior, seguido de una buena carretada, después de esto el pez poco a poco se fue dando por vencido y finalmente vimos surgir del fondo una preciosa lubina por encima de los 6 kilos......

 Mi grado de excitación iba en aumento, hasta que en la tercera pasada por la zona nuevamente la caña se escuadro, pero a diferencia de las otras clavadas este pez no peleo prácticamente nada, resultando ser un pez de san pedro de dos kilos.

La tarde de ese día resulto ser decepcionante, ya que por problemas mecánicos no pudimos salir a pescar hasta casi las 19:00, por lo que optamos por la pesca con cebo, divertida ya que los aligotes nos lo hicieron pasar muy bien, pero ellos no eran el verdadero motivo de nuestro viaje.
Al día siguiente, ya con las energías renovadas nuevamente nos dirigimos a la marca del día anterior, ya bien temprano Santi clavo la primera de la mañana, de alrededor de los dos kilos, pero se desanzuelo ya pegando al casco del barco, pero no paso demasiado tiempo antes de que a mi se me pegara otra lubina al vinilo, la picada fue tímida y la pelea muy pausada, incluso pensé en una lubina menor que la que se le había soltado a Santi, pero finalmente salió a flote una loba que no llego a 4 kilos por poco.

La corriente empezaba a ser prácticamente insoportable, pero justo antes de que la pesca se pusiera francamente complicada Santi nuevamente clavo un pescado y este tiraba de forma espectacular, todos pensábamos en un autentico monstruo de lubina, pero finalmente resulto que pesaba 4,2 kilos, seguramente de puro musculo.

Cuando la corriente y la brisa prácticamente no nos dejaba pescar, optamos por fondearnos, y ahí Ubaldo demostró su buen hacer clavando un montón de buenos sargos, que pusieron punto y final a un viaje, en el que disfrute de la pesca, el lugar y la gente de Cariño, en especial el patrón Gregorio, al que ya le considero como a un amigo.

La única nota negativa del viaje fue que se me rompió en el coche una caña y de las caras, la tenryu redvolution súper shoot, así que encargué otra, que pude estrenar en su primera salida de pesca, justo el siguiente fin de semana que regrese de Galicia, con una bonita lubina de 2 kilos.

Después de esto únicamente he salido en tres ocasiones antes de que expire el 2011, una con el discreto resultado de un san pedrito y una lubinilla de 600 y 800 gramos respectivamente y el ultimo día que salí con Pete para cerrar el año con un bolo.

Pero entre estas dos jornadas de pesca hay una salida a la que llamo el día de la paciencia, ya que desde las 08:30 hasta las 13:30, me tire lanzando y recogiendo con el vinilo todo el rato sin una miserable picada, y con mi padre pescando cabras aburrido de las gomitas por fin la caña se me puso en escuadra con una bonita lubina de unos 4 kilos. Ante lo cual mi padre se puso de inmediato nuevamente con el vinilo para tener ambos una picada simultanea, pero desgraciadamente a él se le soltó y la mía dio un peso de 2,2 kilos.

Ya a punto de dejar la pesca por la hora, mi padre clavo un cabracho de entorno al kilo y acto seguido y para rematar una gran jornada de pesca nuevamente clave otra lubina que me dio una pelea increíble y me hizo disfrutar mas que ninguna.

 Aun pesando solamente 2,7 kilos me dio casi mas guerra que la de cuatro y así con tres lubinas a cuestas y cinco horas haciendo el tonto me fui para casa feliz y cansado.

Llega un momento que piensas en lo que realmente puede hacerte mejorar en esta técnica de pesca, pero cada día me convenzo mas de que el encontrar el pescado con la embarcación es lo único realmente importante, vale mas la pericia del patrón y el conocimiento de la zona, que toda la técnica del mundo aplicada a tu forma de pesca y tu equipo.

4 comentarios:

dentex-dentex dijo...

preciosas lubinas, todas de buen tamaño, que gozada!!
Enhorabuena por las capturas y haber is tu padre engancha una de la buenas en breve
Un abrazo

Txikirru dijo...

Muchas gracias, seguro que este año se quita la espinita.
Un saludo.

PIRAÑA dijo...

Estas hecho un lubi-depredator¡¡ya te tienen miedo jaja vaya pescas y vaya peces¡¡ya les tienes pillao el truco¡
Enhorabuena¡
Saludos,PIRAÑA.

XP dijo...

Joseba, vaya repertorio te has marcado en 2011. Preciosas lubinas.
Saludos
Alex